CORREO
La Rioja (España)

16 ene. 2012

Caen en el Pacífico los restos de la sonda rusa Fobos-Grunt





El ministerio de Defensa calcula que fue a 1.250 km de la isla chilena Wellington.



Rusia calcula que los fragmentos de su sonda marciana defectuosa Fobos-Grunt cayeron este domingo en el océano Pacífico en torno a las 17:45 GMT, a mil 250 km de la isla chilena Wellington, de acuerdo con un responsable del Ministerio de Defensa.
“Según nuestros cálculos (...) la caída de fragmentos de la nave Fobos-Grunt debió producirse a las 21:45 hora de Moscú en el océano Pacífico”, declaró el coronel Alexei Zolotujin, portavoz de las fuerzas espaciales rusas, citado por la agencia de noticias Interfax.
Posteriormente, con la agencia estatal Itar-Tass, precisó que los restos cayeron a mil 250 km al oeste de la isla chilena Wellington.
Las fuerzas espaciales del Ministerio de Defensa controlaron la última fase de la salida de órbita, explicó el portavoz.
“Esto permitió pronosticar con gran probabilidad el lugar y la hora de la caída”, recalcó el coronel.
Por el momento ha sido imposible contactar con Roscosmos, que no ha logrado predecir con exactitud la zona de impacto de la sonda.
Imprecisiones
La última información disponible en su página web sobre la situación es de las 16:15 GMT y anunciaba que la caída se produciría entre las 17:50 y las 18:34 GMT en el Atlántico.

La agencia de noticias Ria Novosti afirmó por su parte que los fragmentos de la Fobos-Grunt habían caído en el Atlántico, cerca de la costa brasileña.
Pero horas antes una fuente del sector espacial vaticinó, en declaraciones a Interfax, que los fragmentos caerían “a 120 km al oeste de la ciudad argentina de Rosario”.
Fobos-Grunt, que debía dirigirse hacia un satélite de Marte para tomar muestras, fracasó en su intento de franquear la atracción terrestre.
Esta sonda, que costó 165 millones de dólares, debía significar el regreso de Rusia a la exploración interplanetaria, abandonada tras el fracaso en 1996 de la sonda Marte 96, que cayó al Pacífico.
Rusia tendrá dificultades para establecer las causas de este fracaso, estimó el domingo un responsable del sector espacial ruso citado por Interfax. “No tenemos prácticamente datos telemétricos del aparato, los datos indirectos no son suficientes”, declaró.
Mal año
Uno de los peores años para el sector espacial ruso fue 2011. El último fracaso en sus proyectos fue el 23 de diciembre, cuando un satélite de comunicaciones militares y civiles cayó en Siberia por un desperfecto del cohete Soyuz que lo llevaba a su órbita.
Y todavía fue peor el fracaso en agosto del lanzamiento de una nave de reabastecimiento hacia la Estación Espacial Internacional que paralizó durante tres meses las salidas hacia ese complejo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por vuestros comentarios!