CORREO
La Rioja (España)

2 dic. 2012

Suso y Yuso cumplen 15 años en lista de UNESCO

 El martes se cumple el aniversario de la declaración de Nápoles.

Los monasterios de Suso y Yuso en San Millán de la Cogolla (La Rioja) cumplirán el próximo martes 4 de diciembre 15 años dentro de la lista de Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO con el balance de dos millones de visitantes recibidos y su consolidación como referentes culturales en torno a la lengua.
El 4 de diciembre de 1997, en Nápoles, los monasterios riojanos fueron reconocidos por la UNESCO principalmente por su importancia para la historia de la lengua castellana, ya que en el de Suso, un cenobio visigótico del siglo VI, se encontraron las primeras frases escritas en esta lengua; y en el de Yuso se mantuvo durante siglos uno de los principales "escriptorium" de la península.
Ese día, en la ciudad italiana, la XXI Convención del Patrimonio Mundial de la UNESCO aprobó la entrada en su lista de Patrimonio de la Humanidad, entre otros, de las Médulas en León, el Modernismo de Barcelona y los monasterios emilianenses.
ASPIRACIÓN DE AÑOS
En el caso de San Millán se trataba de una aspiración de años para que los dos cenobios riojanos tuvieran el reconocimiento a su papel determinante en la historia de España, de las comunidades religiosas de la península y, sobre todo, del español.
Hasta Nápoles se trasladó una delegación riojana, encabezada por el presidente del Gobierno de La Rioja, Pedro Sanz, quien tuvo una participación activa, así como el entonces consejero de Cultura, Luis Alegre.
Una vez conseguido el reconocimiento de la UNESCO, comenzó un trabajo muy intenso que prácticamente no se ha interrumpido en 15 años, en el caso de las restauraciones, y que también ha buscado asentar a San Millán de la Cogolla como un centro cultural de investigación en el español.
ANTES Y DESPUÉS
Así, el 4 de diciembre de 1997 marcó "un antes y un después" para San Millán y para La Rioja, ha reconocido el consejero de Educación, Gonzalo Capellán, responsable de los dos principales departamentos que intervienen en Suso y Yuso: Cultura y Turismo.

"Sin lugar a dudas, esa declaración nos puso en el mapa y por primera vez estuvimos presentes en la lista de Patrimonio Mundial", ha considerado Capellán.
En su opinión, en estos años se ha reforzado "el papel simbólico" de San Millán de La Cogolla para el español y las instituciones riojanas "han logrado sacar partido de ello para liderar la investigación del español en el mundo".
Para ello, se creó en San Millán, anexo al Monasterio de Yuso, el Centro Internacional de Investigación del Español (Cilengua), que "se ha convertido en el primer centro del mundo en su campo de investigación" y que organiza actividades de repercusión internacional en torno al idioma.
EL ACTIVO MÁS VALIOSO
Junto desarrollo cultural, San Millán de la Cogolla se ha convertido en estos 15 años en "el activo más valioso" para el turismo de La Rioja, ya que en este tiempo ha recibido a alrededor de dos millones de visitantes, ha dicho.
"Esa es la dimensión de lo que ha generado la declaración porque, lógicamente, dos millones de personas tienen un impacto importante en la zona y en toda la comunidad", ha subrayado el consejero.
Para ofrecer la mejor imagen posible a los visitantes en los dos monasterios comenzó en 1997 una intensa labor de restauración que prácticamente ha concluido "aunque en patrimonio, en realidad, eso nunca se puede decir", asume el consejero.
Desde entonces se han invertido en los monasterios 20 millones de euros, con los que se ha actuado de forma integral en ambos, primero en el de Suso, que permaneció cerrado más de dos años, y luego en el de Yuso, cuyo plan director está ya finalizado.
DOCE MILLONES
La inversión ha correspondido principalmente al Gobierno de La Rioja, unos 12 millones de euros, mientras que el resto lo han aportado diferentes ministerios, fundaciones y grandes empresas.
Precisamente, la aportación de algunas multinacionales a la restauración "demuestra la dimensión de qué es ser Patrimonio de la Humanidad" porque "grandes empresas solo invierten en patrimonio de relevancia mundial y aquí lo han tenido claro y sin lo que pasó en 1997 no se hubiera podido captar esa inversión", ha asegurado.
Cree que, quince años después de la declaración, los monasterios de San Millán tienen por delante un reto: "mantener una actividad permanente" y, para eso, "debemos seguir mimándolos".
"En el patrimonio y en San Millán nunca hay que parar y hay cosas en las que ya estamos trabajando, como en la restauración de libros de la biblioteca de Yuso, en nuevas investigaciones del Cilengua y, en lo turístico, en plantear nuevas fórmulas y coordinar los dos monasterios", ha concluido Capellán.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por vuestros comentarios!