CORREO
La Rioja (España)

16 nov. 2013

Helix aspersa. (Caracol Común)

Molusco gasterópodo, terrestre, pulmonado, que tiene la concha arrollada en espiral bien desarrollada y capaz de alojar todo el cuerpo del animal.
El cuerpo es blando y pegajoso, y las antenas telescópicas. Existen una multitud de especies repartidas por todo el mundo, desde las profundidades abisales a las cumbres más elevadas del Himalaya. De entre toda esta diversidad, algunas especies frecuentan de forma natural los jardines y más generalmente todos los lugares en los que hay plantas cultivadas.

Los dos caracoles más frecuentes son el caracol común (Helix aspersa) y el caracol de Borgoña (Helix pomatia). La concha del caracol común mide aproximadamente 3 cm de diámetro; se le puede reconocer por el color gris estriado o negro, y está considerado culinariamente como uno de los mejores.
La concha es una verdadera casa ambulante segregada por el mismo caracol a partir del calcio que absorbe. En la cabeza se encuentran unos tentáculos telescópicos que en su extremidad presentan lo que vulgarmente se denominan ojos. En realidad, se trata de órganos sensibles a la luz y al tacto, pero que no pueden ser llamados propiamente ojos, ya que permiten una apreciación de formas muy aproximada.

Los caracoles son seres más bien nocturnos, que esperan a que llegue la húmeda frescura de la noche para salir en busca de alimento y raramente operan durante el día, como no sea después de un aguacero. Tienen un sistema de locomoción sencillamente extraordinario: nada puede detenerlos, ningún obstáculo por abrupto o liso que sea.

 El pie (o sea la totalidad de la parte visible del caracol) está animado por un movimiento continuo de gran complejidad que permite avanzar al animal. De esta manera, el caracol, lenta pero seguramente, puede pasearse por donde quiera, despreciando por completo las leyes de gravedad.
 Es alimento corriente de pájaros y en especial de los tordos y mirlos (Turdus sp.), e igualmente de erizos, musarañas, topos, ratas, ciempiés, cochinillas, hormigas, luciérnagas y lagartos. Así pues, el caracol desempeña un papel importante en la escala alimenticia del ecosistema y por eso resultaría perjudicial, incluso nefasto, que escaseara.



Otra característica excepcional del caracol es que es hermafrodita. Este término significa que el animal posee ambos sexos: masculino y femenino.

Reino: Animalia
Filo: Mollusca
Clase: Gastropoda, Orthogastropoda
Orden: Pulmonata
Familia: Helicidae
Género: Helix
Especie: H. aspersa

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por vuestros comentarios!